Estiramientos neuromeníngeos o neurodinamia.

26/02/2021 | Estiramientos

Cuando tenemos tensión en alguna zona del cuerpo como por ejemplo la espalda solemos echarle la culpa a la musculatura o incluso a los ligamentos pero, ¿y qué pasa cuando trabajamos estas estructuras y la tensión aún continúa? Las acciones de nuestro día a día también afectan a otros elementos corporales como los nervios, reduciendo su movilidad, acortándolos, lesionando otras estructuras que pueden comprimirlos… Y un nervio dañado puede ser la causa de síntomas tan molestos como ciáticas, síndromes de túnel carpiano etc, por lo que es importante cuidarlos.

Para entenderlo mejor empecemos explicando qué es un nervio:

¿Qué es un nervio?

Los nervios son estructuras fibrosas fuera del sistema nervioso central, formadas por neuronas y envueltos por membranas, que conducen impulsos nerviosos. La mayoría nacen en la médula espinal (nervios raquídeos) y los pares craneales salen aparentemente del encéfalo. 

La función de los nervios es recibir información de estímulos internos y externos al cuerpo, llevarla al sistema nervioso central para procesarla y después enviar la respuesta al sistema musculoesquelético. Podemos distinguir dos tipos de nervios: los motores y los sensitivos, aunque la mayoría son mixtos.

Otra forma de describir los nervios es compararlos con cordones o cuerdas que recorren el cuerpo y que van atravesando estructuras como músculos o túneles, que si presentan alguna disfunción pueden llegar a atraparlos. Además debido a las acciones diarias pueden acortarse y perder su movilidad pudiendo producir dolores neurálgicos.

Por lo tanto, los nervios también pueden lesionarse y por ello es importante cuidarlos, y para ello tenemos los estiramientos neuromeníngeos.

Web full screenshot 2021 02 23 13 29 41 786 com.google.android.apps.photos 2

¿Qué son los estiramientos neuromeníngeos?

Los estiramientos neuromeníngeos (también llamados neurodinámica o neurodinamia) son un conjunto de técnicas globales de fisioterapia para la valoración y tratamiento de alteraciones del sistema nervioso periférico y meninges. Consisten en movilizaciones, deslizamientos y estiramientos de los nervios para poder liberarlos de posibles atrapamientos o disfunciones y así eliminar la sintomatología que producen (dolor neuropático...). Por lo tanto el objetivo principal de estos ejercicios es mejorar la movilidad y elasticidad de los nervios y, con ello,  su salud y la del cuerpo en general.

Indicaciones:

Los estiramientos neuromeníngeos pueden efectuarse como prevención o para tratar ciertas patologías o síntomas entre los que podemos destacar:

  • Compresión del nervio: síndrome del túnel carpiano, síndrome piramidal…
  • Radiculopatías.
  • Neuralgias.
  • Ciáticas.
  • Parestesias.

Contraindicaciones:

La práctica de estiramientos neuromeníngeos se realizará supervisada y/o acompañada por un fisioterapeuta que escogerá las técnicas para cada paciente. En general podemos decir que la práctica de los estiramientos neuromeníngeos están contraindicados en los siguientes casos:

  • Lesiones graves en la médula espinal o en la columna vertebral.
  • Infecciones o heridas abiertas en determinadas zonas dependiendo de la zona a estirar.
  • Tener fiebre, mareos o náuseas.
  • Si se padece alguna enfermedad, ha tenido algún traumatismo,  o si toma algún medicamento deberá comentarse previamente al fisioerapeuta.
  • En caso de que el dolor empeore se cesará la práctica de los estiramientos.

A continuación os mostramos una serie de ejercicios para estirar y flexibilizar los nervios de los brazos, el nervio cubital, el nervio radial, el nervio mediano y el nervio ciático:

  • Estiramiento global de los nervios de brazos:

-Colócate  de pie o sentado, con el cuello estirado hacia arriba desde la coronilla y los hombros hacia abajo. Estira un brazo y mantén esta tensión durante 3 respiraciones (el otro brazo puede quedar a nivel del tórax para ir controlando las respiraciones).

-Partiendo de la misma postura exhala flexionando la muñeca en dirección al dorso y al inhalar relaja. Repite durante 2 minutos.

-Siguiendo en la misma postura, al exhalar inclina el cuello hacia el lado de la mano del tórax y al inhalar regresa. Repite durante otros 2 minutos.

Después realiza estos 3 ejercicios con el otro brazo.

-Para estirar los dos lados a la vez manteniendo la elongación de la espalda desde la coronilla hacia el techo, y los hombros hacia abajo, estira los dos brazos durante 3 respiraciones.

- Desde la postura del ejercicio anterior, exhala inclinando la cabeza hacia un lado, aumentando la tensión y al inhalar vuelve al frente. Ve alternando un lado y el otro. Repite durante 2 minutos.

En el siguente vídeo os mostramos este ejercicio más detalladamente:

  • Estiramiento del nervio cubital:

De pie o sentado, con la espalda elongada hacia arriba, el mentón ligeramente cerca del precio y los hombros relajados hacia atrás y abajo (mantén los hombros hacia abajo durante todo el ejercicio). Flexiona el codo y, uniendo el índice y el pulgar, colócalos a nivel del ojo como en la foto. Si en el trayecto sientes alguna molestia quédate justo antes de esa postura, sin forzar. Inclina y rota la cabeza hacia el lado contrario para aumentar la tensión. Mantén durante unas 3 respiraciones.

Haz movimientos de manera que al exhalar estires el nervio y al inhalar relajes.

En el siguente vídeo os mostramos este ejercicio más detalladamente:

  •  Estiramiento del nervio radial:

De pie o sentado, con la espalda elongada hacia arriba, el mentón ligeramente cerca del precio y los hombros relajados hacia atrás y abajo (mantén los hombros hacia abajo durante todo el ejercicio). Estira el codo, cierra el puño y llévalo hacia atrás. Inclina y rota la cabeza hacia el lado contrario para aumentar la tensión. Mantén durante unas 3 respiraciones.

Haz movimientos de manera que al exhalar estires el nervio y al inhalar relajes.

En el siguente vídeo os mostramos este ejercicio más detalladamente:

  •  Estiramiento del nervio mediano:

De pie o sentado, con la espalda elongada hacia arriba, el mentón ligeramente cerca del precio y los hombros relajados hacia atrás y abajo (mantén los hombros hacia abajo durante todo el ejercicio). Estira el codo y lleva la mano abierta hacia atrás con la palma hacia delante. Inclina y rota la cabeza hacia el lado contrario para aumentar la tensión. 

Mantén durante unas 3 respiraciones.

Haz movimientos de manera que al exhalar estires el nervio y al inhalar relajes.

En el siguente vídeo os mostramos este ejercicio más detalladamente:

  •  Estiramiento del nervio ciático:

Siéntate, con la espalda encorvada (sobre todo la zona más baja, es decir, la lumbar) y la cabeza hacia delante. Estira una pierna y tira desde la punta del pie hacia el cuerpo. Mantén esta postura de estiramiento durante 3 respiraciones.

Desde la postura anterior, exhala manteniendo la cabeza hacia delante y llevando la punta del pie hacia el suelo e inhala con la cabeza al frente y llevando la punta del pie hacia el cuerpo. Realiza este ejercicio durante unos 2 minutos.

En el siguente vídeo os mostramos este ejercicio más detalladamente:

Aspectos a tener en cuenta:

La realización de estos ejercicios tiene que ser cómoda, por lo que no debes forzar ningún movimiento ni postura, y, en caso de sentir algún síntoma como, dolor, calambres o adormecimiento deja de realizar el ejercicio.

Si tienes alguna lesión previa o dudas preguntas a un fisioterapeuta si puedes realizar los ejercicios.

Conclusión:

La lesión, compresión o acortamiento de los nervios periféricos producidas por acciones diarias repetitivas o posturas mantenidas pueden dar lugar a dolores músculo-esqueléticos normalmente acompañados por otros síntomas como hormigueros o adormecimiento transitorios.

Los estiramientos neuromeníngeos o neurodinamia son movilizaciones, deslizamientos y estiramientos de los nervios para poder liberarlos, mejorando la salud de los nervios y, por lo tanto, la salud del cuerpo.

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información