Dolor lumbar: causas y tratamiento.

Estamos seguras de que si ahora mismo hiciéramos una encuesta sobre dolor entre todos los que estáis leyendo algún artículo de nuestra página web,la gran mayoría de vosotros afirmaríais haber tenido dolor en la zona baja de la espalda en algún momento de vuestra vida. El dolor lumbar es uno de los más frecuentes, que muchas veces llega a limitar las actividades de la vida diaria y las deportivas disminuyendo nuestra calidad de vida considerablemente.

Para poder prevenir e incluso tratar este problema tan molesto es importante conocer su causa:

  • Enfermedades o lesiones como artrosis, ciática,síndrome de la cola de caballo o hernias discales.
  • Traumatismo o contusión directo en la zona.
  • Alteración postural: La zona baja de la espalda o columna lumbar está formada por cinco vértebras lumbares (L1-L5) que limitan superiormente con las vértebras torácicas e inferiormente con las vértebras sacras. Son de gran tamaño por toda la carga que tienen que soportar y presentan una curvatura hacia el abdomen (lordosis).
    • Hiperlordosis lumbar: es un aumento de la curvatura lumbar que altera nuestra postura provocando una anteriorización de la zona superior y una posterización de los glúteos. Todo ello tensa la musculatura lumbar para que el cuerpo no se caiga hacia delante provocando dolor en la zona lumbar.
    • Hipolordosis o rectificación lumbar: es una disminución de la curvatura lumbar. Sin ella desaparece la amortiguación de la columna ante las presiones derivadas de la gravedad por lo que la musculatura lumbar se tensa para compensar este déficit provocando dolor.
    • Debilidad de la musculatura lumbar en comparación con la zona anterior. Esto provoca un aumento de trabajo de la musculatura lumbar para intentar conseguir una postura correcta que acaba fatigando los músculos produciendo dolor.
    • Contractura muscular. Si los músculos (musculatura lumbar, psoas, diafragma) están contracturados significa que están contraídos es decir acortados y no se relajan, por lo que el trabajo excesivo puede llegar a producir dolor.

Una vez que conocemos la causa del dolor lumbar podemos empezar a tratarlo. Lo primero será eliminar el problema que nos produce el dolor:

  • Tratar la patología o lesión.
  • Aumentar fuerza muscular de los músculos débiles (musculatura lumbar, glúteos, abdominales...).
  • Buena higiene postural tanto al estar tumbados, sentados, de pie, como al realizar cualquier tipo de actividad.
  • Dormir las horas necesarias.
  • Adecuar nuestra actividad física o deporte a nuestro estado, nuestra lesión y nuestro dolor, evitando en la medida de lo posible el reposo, ya que este, en lugar de mejorar nuestros síntomas, empeorará el proceso de recuperación.
  • Aumentar la elasticidad de la musculatura. A continuación os dejamos una serie de estiramientos para relajar la musculatura lumbar:

Web full 3a27a368 b360 4b3b a93e 7b7fa6a966e8

  • Sentados en la posición de la foto, exhalamos inclinando el cuerpo y el brazo estirado hacia el lado de los pies hasta que el antebrazo toque o quede apoyado en el suelo. Mantenemos durante cinco respiraciones y relajamos la postura. Después repetimos hacia el otro lado.

Web full 27ee355b 00e1 48b4 b75b 5bb06bd445f4

  • Sentados con las piernas recogidas, exhalamos e inclinamos el cuerpo y los brazos estirados hacia delante manteniendo la postura durante cinco respiraciones.

Web full 225965a0 3956 4d7f b06f baa19c88076a

  • Tumbados boca arriba con el mentón cerca del pecho, los hombros relajados hacia atrás y hacia abajo y la espalda estirada hacia atrás. Exhalamos llevando las piernas hacia el pecho agarrándolas con las manos y manteniendo la tensión durante cinco respiraciones.

Web full d5bc5263 6281 4918 bcab 6beb22351527


  • De pie con una pierna hacia delante con la rodilla doblada y la otra hacia atrás estirada, doblar más la rodilla de delante sin encorvar la zona lumbar (zona baja de la espalda) manteniendo durante 5 respiraciones. Después cambiar la posición de las piernas y repetir.
 Estirar nos ayuda a tratar lesiones pero también a prevenirlas y llevar una vida más saludable, y así poder llenar los días de enormes sonrisas.

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información