Intolerancia o Mala Absorción a la fructosa

09/02/2017 | Sin fructosa

 Hoy quiero hablar sobre la intolerancia o mala absorción a la fructosa por dos motivos, el primero porque está aumentado el número de personas diagnosticadas de intolerancias alimentarias,y el segundo porque a mí me lo diagnosticaron hace unos meses y quiero compartir con vosotros mi experiencia, para que, si os la diagnostican a vosotros, no os sintáis tan perdidos como me pasó a mí.

 Para entender la intolerancia a la fructosa es importante explicar en primer lugar qué es la fructosa. La fructosa es un azúcar simple que encontramos en frutas y verduras, en la miel, en el azúcar o sacarosa y en productos preparados. Cuando ingerimos fructosa, ésta llega al intestino delgado donde es absorbida gracias a un transportador llamado GLUT5.

 La intolerancia a la fructosa se produce cuando la fructosa no es capaz de absorberse total o parcialmente, pudiendo ser una intolerancia primaria por una carencia o mal funcionamiento de este transportador, siendo irreversible, o secundaria causada por otro problema como enfermedad de Crohn, algún medicamento etc, en cuyo caso puede ser reversible.

 La fructosa al no ser absorbida se dirige al colon donde es fermentada por bacterias, pudiendo producirse gases, diarrea, náuseas y dolor abdominal.

 

Web full nutricion intolerancia fructosa

El diagnóstico se realiza con el test de hidrógeno espirado y se valora el grado de

intolerancia de cada paciente, tras lo cual se buscará una dieta adecuada a cada caso.

No debemos confundir la intolerancia o mala absorcion a la fructosa con la intolerancia

hereditaria a la fructosa, ya que esta última es una enfermedad más grave.

Esto es todo por hoy, espero que os haya quedado claro qué es la intolerancia a la fructosa,

y en futuros días seguiré solucionando dudas sobre esta patología y os contaré cómo

consigo convivir con ella.

Las cookies nos ayudan a ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso de cookies. Más información